Hache se atreve a criticar

lunes, junio 12, 2006
C R A S H
Hace aproximadamente un año, Clint Eastwood arrasó nuevamente en taquilla con su producción “Million Dollar Baby” (Golpes del destino). Este trabajo ganó cuatro Oscars de los siete a los cuales estuvo nominado. Entre dichas nominaciones se hallaba la de mejor Guión adaptado, el cual, de haber sido ganado, le sería otorgado a un nombre aun poco conocido, quizás destacado más por sus trabajos en televisión como “Texas Ranger” protagonizada por Chuck Norris. Me refiero al ahora muy reconocido Paul Haggis.

Crash es la opera prima como director de este cineasta estadounidense. Si bien, fue muy reconocido por su trabajo en Golpes del Destino, a mi parecer era de esperarse que alguien que escribiera un guión como ese sacara una película como CRASH, digna de las mil y un gringadas tildadas como maravillas del séptimo arte.

En términos de producción no se puede negar la gran labor realizada, al fin y al cabo el registro visual de la película es excelente y posee una fotografía y una cámara digna de una producción norteamericana que poco falla en sus aspectos técnicos, pero también es digna de ser norteamericana por sus pretensiones absurdas y desbordadas.

En cuanto inicia no falla en atrapar al espectador con un excelente dialogo o monólogo del actor Don Cheadle, “Es el sentido del tacto… quizás extrañamos ese sentido tanto, que colisionamos uno contra el otro por el simple hecho de sentir algo”; rápidamente pasamos a otro discurso, pero sobre el racismo y es este el punto de partida del resto de la trama, o mas bien el concepto que atraviesa a toda la película.

Desde el momento en que salen dos personajes de raza negra despotricando sobre el servicio que han recibido en un restaurante y otorgándole motivos racistas, la película va cuesta abajo saturando al espectador de lo mismo una y otra vez, prácticamente obligándolo a pensar del mismo modo y no permitiéndole respirar si quiera un poco.

La trama brilla por su pretensión y ante todo por lo demasiado conveniente que resultan las diferentes situaciones para el desarrollo de la historia. Simplemente es demasiado forzado, no es en absoluto creíble y ante todo satura, colma cualquier nivel de paciencia para salir de la sala con una sensación de hastío ante semejantes discurso tan cliché, quizás cierto, pero entonces la forma en que lo realizan simplemente padece de muy poca originalidad y demasiado odio como para ser respetado.

Lo más interesante es como Paul Haggis, en su travesía de criticar el racismo, termina creando un discurso excesivamente racista. Ninguno de los personajes que pierden el control son blancos norteamericanos. Tan solo los de personajes de color y los inmigrantes son quienes gritan, sacan pistolas de repente, causan estragos etc. Y curiosamente el único personaje que logra reivindicarse de sus actos es el policía blanco.

Sin embargo, es también innegable diferentes logros alcanzados en secuencias como las del accidente y la de la niña latina en brazos de su padre. Secuencias que funcionan solas por desgracia apara la película, un tanto efectistas, pero muy efectivas y que realmente conmocionan.
Por demás, destacando además la actuación de Matt Dillon que a decir verdad me sorprendió y la de la hermosa Thandie Newton, CRASH es una película que molesta, que abusa de lo mismo una y otra vez y exagera las situaciones según convenga para el director, quien claramente no se desenvuelve bien en la resolución de una trama que no posee un terreno sólido, o al menos no lo suficiente como para ser creíble.
posted by Hache @ 5:08 p. m.   2 comments

viernes, junio 09, 2006
CAPOTE
Ya han pasado poco más de tres meses desde que se llevó a cabo la ceremonia de los Oscar. Muchas de las cintas que en ese entonces brillaron por su nombramiento en dicho evento, ya han sido olvidadas o son recordadas como cosa del pasado y nada más. Sin embargo, hay lugares, como Popayán, donde muchas de esas cintas recién serán estrenadas, como es el caso de Crash, Brokeback Mountain y Capote.

Ya he mencionado en reiteradas ocasiones como los OSCAR son un simple voto de simpatía cuyo verdadero significado radica en lo comerciable de un producto y poco en su valor artístico. Imagino que esperarán que en este caso, en el que me compete hablar de Capote de Bennett Millar, me resulte como la excepción de la regla, pero a decir verdad no lo creo. Capote es una película merecedora de sus respectivas menciones en los OSCAR.

De entrada es justo decir que no es una película de baja calidad artística, que no es “mala” y que vale la pena entrar a las salas de cine a verla, pero creo que es también justo decir que esta producción no marcará en absoluto un hito, una época, no. Capote será simplemente una película más, recordada quizás por la actuación más reconocida de Phillip Seymour Hoffman.

En esta producción no encontramos la mejor y más grande propuesta de novedad en su narración, en eso es muy sencilla. No encontramos la más grandiosa dirección de un hombre visionario, ni tampoco nos topamos con nuevos conceptos fílmicos que nos desvían la mirada a un futuro incierto pero atractivo del cine. Nada de eso, simplemente es una película sencilla.

Pero cabe resaltar que lo sencillo no es malo, al contrario, muchas veces es la mejor característica de una obra, pero en este caso lo sencillo es simplemente eso, sencillo, no es un elemento de gran belleza y de sinceridad con el público, es simplemente una característica de la película y nada más.

Miller no se arriesga en su obra, opta claramente por jugársela “por lo seguro”, que no es necesariamente algo errado, pero tampoco es lo más atractivo, menos aun si consideramos que nos encontramos en una época en donde se especula que ya todo ha sido creado, con más razón debe el arte y el artista proponer, en lugar de repetir las formulas seguras, las que garantizan un éxito.

Obviamente estoy obligado a mencionar la actuación del actor principal Phillip Seymour Hoffman, pues con tanto revuelo que con ella se ha dado, sería demasiado extraño no hablar de ella en esta columna.

Y es que Hoffman demuestra por enésima vez que es un gran actor, lo único que me molesta de este reconocimiento es que lo hacen y resaltan como si fuese un primerizo, como si su aparición en la pantalla grande no fuera ya cosa de años.

En su interpretación de Capote sin duda logra destacar lo mejor de su capacidad actoral y sin duda merecía el reconocimiento que obtuvo con ello, pero no por ello se debe opacar anteriores actuaciones de Hoffman quien junto a John C. Reilly y William H. Macy lo considero como uno de los mejores actores que suelen interpretar papeles secundarios, aquellos roles que sin ser protagónicos, son esenciales y le dan vida a la película.

Este genio de la actuación ya había resaltado ante mis ojos hace nueve años con su papel de gordo, aberrante e incomprendido en la polémica “Happiness” (Felicidad) de Todd Solondz, o en “Nadie es perfecto” en donde interpretó su segundo rol de homosexual junto a Robert Deniro, siendo “Boogie Nights” de P. T. Anderson la primera película en donde interpretó un personaje de esta índole y que fue precedida por la obra maestra del mismo director “Magnolia” en donde Hoffman brilla nuevamente, como solo él y otros pocos saben hacerlo.

Ya en Capote, Hoffman es reconocido de manera “masiva”, ya no es uno más del reparto sino que es la película misma. El, todo el y nadie mas que el hacen de Capote una obra digna de un autor reconocido en la historia como uno de los mas grandes e importantes del siglo XX. Sus movimientos amanerados, la colocación sutil de una mano sobre la otra mientras cruza las piernas, su voz e incluso la manera de mover los labios y parpadear, todo en su interpretación se acerca mucho (demasiado), según dicen, al verdadero y ya no tan único Truman Capote.

Es triste quizás que este personaje opaque tanto al interpretado por la excelente actriz Catherine Kinear: Harper Lee y más doloroso resulta como un actor de la talla de Chris Cooper queda relegado casi al olvido en su papel de jefe de policía.

Por lo demás Capote es sin duda una película más del amplio listado de películas norteamericanas que no dan, ni quitan. Capote es lo que es y nada más. Sirve para el momento, para verla y quizás recordarla, pero eso si, venerarla nunca.
posted by Hache @ 11:36 a. m.   3 comments

Hache se atreve a criticar is powered by Blogspot, isnaini and Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission. Learn all about Blogging for Money at Gecko&Fly

 
 

Web This Blog
About Me


Name: Hache
Home: Colombia
About Me:
Todo Conpletito

Previous Post
Archives
Links
  • Photobucket - Video and Image Hosting
  • Affiliates

    make money online blogger templates