Hache se atreve a criticar

lunes, julio 24, 2006
Orgullo y prejuicio
En cuanto aparece en la cartelera de cine una película adaptada de un libro de Jane Austin sobre una historia de amor ubicada en tiempos de duques y duquesas, mansiones y bailes, adornada con la coquetería de cinco hermanas que ríen entre dientes por cualquier bobada u hombre (que es a veces lo mismo) que se les presenta frente a sus narices, resulta inevitable predisponerse y esperar muy poco de ella.

Y es que no hay nada peor, nada mas decepcionante, que esperar mucho de una película y sentarse en la sala de cine para descubrir lo pésima que resulta, sin embargo el efecto contrario, aquel que resulta de esperar muy poco de algo que termina por ser excelente, es también grandioso, e incluso, a veces, mejor, pues te coge por sorpresa, tal como me sucedió con “Orgullo y Prejuicio” del debutante Joe Wright.

Con tan solo la primera escena, con los rayos del sol despertando y asomándose entre las ramas de un hermoso paisaje londinense, la película te prepara para un despliegue técnico muy bien elaborado, te prepara para una fotografía hermosa que hace provecho de los panorámicos paisajes del campo londinense, un manejo de cámara espectacular, acompañado también de una muy bella banda sonora y excelentes interpretaciones.

Algunos han osado compararla con “Sense and sensibility” (Sensatez y sentimientos) de Ang Lee, pero a mi juicio es esta una comparación inadecuada, siendo la película de Joe Wright muy superior. En ella este director nos demuestra que no por ser una primera vez, se debe ser mediocre, aquellas expresiones como “Pues para ser la primera…” son meras justificaciones de un producto carente de calidad, y producciones como estas demuestran que las primeras veces pueden ser tan bien logradas como aquellos que han obtenido años y años de experiencia.

Alguna vez escuche a un director afirmar que “Cualquiera puede dirigir una película, si tienes un buen fotógrafo y un buen sonidista, ellos te harán la película por ti” y en cierta medida está en lo cierto, sin embargo eso no elimina una muy buena laborar de dirección en caso de presentarse. Y es que Wright demuestra claramente haber sabido desde un inicio que buscaba en cada uno de sus planos.

Pero lo más memorable, en cuanto a logros técnicos y narrativos, son los múltiples planos secuencia que se emplearon, siendo el primero, aquel que se presenta en la noche del primer baile, con una duración de diez minutos aproximadamente, en la que se entrecruzan múltiples personajes en un sin fin de situaciones, es todo un logro, e impresiona que sea producto de un “novato”.

Factores de esta índole le impregnan a la narración un ritmo exquisito, es una verdadera delicia presenciar esta película, sentarse a ser entretenido con imágenes bellísimas, con una composición muy detallada; dejarse llevar de la mano y vivir una historia de amor que a su vez deja espacio para una alta dosis de risas, planos largos cuando deben serlos, calma cuando se necesita, velocidad cuando se hace necesaria, es simplemente narrada de manera magistral.
En este punto sería casi una blasfemia no hablar del desarrollo de los personajes y las excelentes interpretaciones de los actores y actrices.

En cuanto a lo primero, pues es innegable la fuerza de Elizabeth, personaje principal interpretado con gran genialidad por la bellísima Kiera Knightley, quien interpreta una chica inteligente, fuerte, astuta y muy desenvuelta en medio de una sociedad machista por excelencia y una época de alcurnia exacerbada. Una chica decidida que tiene muy claro que busca y de que huye, sin caer en el cliché de heroína norteamericana que resulta como ejemplo a seguir. Por su parte la señorita Knightley realiza también su labor que hace sentir que ella es también así, su interpretación es muy creíble, lo suficiente para sufrir por y con ella.

Por su parte el actor Matthew Macfadyen, quien interpreta a Kent Darcy, realiza una interpretación digna de realizar junto a su coestrella. Su personaje es una sutil mezcla entre la amargura y la pasión y tiene gran fuerza en cuanto entra a escena, ya sea en medio de una discusión o en medios de conversas que producen risas y sonrisas por la astucia de sus diálogos.

Pero el mayor de los aciertos de esta película, radica en la excelente decisión directoral de concentrarse por completo en los personajes principales, sino también cargar a los secundarios de una importancia tal, que por momentos, son quienes importan. Es muy acertado el brindarle una historia personal a cada uno de los participes de esta historia, las hermanas, los padres, las amigas e incluso los aparecidos tienen su historia por contar y lo hacen bien hecho.

Las hermana, simplemente excelentes, en especial Penélope Wilton, quien interpreta a Jane, la segunda de las hermanas, quien prácticamente tiene una historia tan primordial como la de la protagonista. La madre de las cinco es sumamente graciosa, y aunque a veces cae en el cliché de mujer senil en búsqueda de plata a través de matrimonios por conveniencia, no resulta desagradable; y por ultimo encontramos a un magistral Donald Sutherland haciendo las veces de padre comprensivo, inteligente y muy calmado.

Orgullo y Prejuicio sorprende, atrapa al espectador de manera desprevenida y lo lleva a través de una historia de gran deleite, si bien es una típica historia romántica cuyo desenlace se prevee con gran facilidad y quizás se halla visto ya demasiadas veces, no importa, pues son película s como estas que nos recuerdan que no importa cuantas veces escuches una misma historia, no importa que tan bien se conozca, siempre y cuando sepan contártela bien contada, con clase, con gracia, con pasión y amor y Orgullo y Prejuicio y reúne cada uno de estos elementos de la manera mas agraciada posible.

Nota: Cabe aclarar que el modo en que disfrute de esta película quizás me halla opacado un poco una posición critica de la misma, pero a veces basta con disfrutar de una cinta sin importar que tan buena o mala realmente sea.
posted by Hache @ 5:00 p. m.   2 comments

miércoles, julio 12, 2006
El código Da Vinci
En estados Unidos fue un éxito de taquilla, esto debido, a mi juicio, a la gran estrategia publicitaria que la iglesia brindó a la película con o sin intención, pues al afirmar en público que era una herejía, una blasfemia y que sus realizadores y colaboradores deberían ser excomulgados de la iglesia católica, era previsible que las salas de teatro se llenarían por el simple hecho de saber a que se debía tanto alboroto.

Sin embargo, en Latinoamérica el éxito de la película jamás existió, tampoco fue un total fracaso, simplemente fue una más de muchas producciones extranjeras que llegan este sector del mundo. En Colombia fue solo una película más, tanto así que la segunda parte de La Era del Hielo la superó con creces en taquilla.

Sin embargo había que ir a verla y lo hice y en cuanto salí entendí a la perfección el poco impacto de la película.

Dejo en claro que no está mal hecha, todo lo contrario, es muy bien realizada, muy limpia en su registro, en su producción, como todo lo que hace Ron Howard que es uno mas de los muchos directores norteamericanos que optan por lo seguro; el problema radica es en lo común, en lo demasiado típica que resulta la narración de esta película que más que herejía parece un discurso religioso plagado de acción.

Eso es el Código Da Vinci, una película de acción con misterios y acciones detectivescas que resultan demasiado elaboradas para ser creíbles. Su extensísima duración de dos horas con cuarenta minutos, sin lugar a dudas, se siente demasiado pesada y la excesiva aparición de personajes que se presentan al parecer sin mayor motivación que la de complejizar la trama, es muy agobiante.

La película tiene muchos logros visuales, hay tratamientos que el director decide hacer a sus imágenes que impactan, agradan, pero no parecen aportar mucho al desarrollo de la misma e incluso, aveces, por bien hechas que resulten, no se mantienen en concordancia con el resto de la producción.

En cuanto a las actuaciones pues, me permito despotricar de Audrey Tautou (Amelie), quien quizás debió quedarse en Francia con buenos directores e interpretando personajes lindos y a veces empalagosos, lo mismo digo de Jean Reno a quien siempre recordaremos por su excelente actuación en El perfecto asesino y su total fracaso en Godzilla.

En cuanto a Tom Hanks, pues, no se niega su excelente histrionismo, pero a veces (muchas) le falla el criterio y su tenacidad se esconde en la escogencia de sus papeles, en esta ocasión, como en muchas otras, es simplemente normal, nada memorable.

A quienes si se rescata es a Paul Betany (El monje) quien encarna muy bien el drama de un fanático religioso en servicio del Opus Dei y al inolvidable Ian Mckelen, reconocido ante todo por su interpretación de Gandalf en la trilogía épica de Meter Jackson. Es innegable que excelente interpretación de Mckelen hace en esta producción, la energía con la que carga la pantalla es incomparable eclipsando por completo a sus “iguales”.

Por demás, la película es simplemente una más de una extenso listado de producciones olvidables, es demasiado extensa y parece de nunca acabar, digna del libro del cual surgió y en cuanto a los “escándalos religiosos” pues eso radica en la mente de cada espectador, quien verá si lo considera plausible o no.

Puede ser vista como una apología al entramado muy elaborado y cargado de acción del libro, pero del mismo modo puede ser visto como una exaltación de todos los baches y errores de la novela, en otras palabras y citando a Kirk Honeycutt -The Hollywood Reporter- quien ya ha dicho lo mismo y de una mejor manera, “lo que ves depende de lo que creas. Algo así como la religión en sí misma”.
posted by Hache @ 4:04 p. m.   1 comments

Hache se atreve a criticar is powered by Blogspot, isnaini and Gecko & Fly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission. Learn all about Blogging for Money at Gecko&Fly

 
 

Web This Blog
About Me


Name: Hache
Home: Colombia
About Me:
Todo Conpletito

Previous Post
Archives
Links
  • Photobucket - Video and Image Hosting
  • Affiliates

    make money online blogger templates